Fotografía de Michael Radford embajador Cook & Chef Institute
Dentro de las altas exigencias de mis cocinas, busco ingredientes y productos de la mejor calidad con los que trabajar. Es evidente que con Bergner a mi alcance he encontrado mi marca ideal. Gracias.

Michael Radford

 Nació en North York, Toronto, en 1976, donde vivió durante 10 años. Sus primeros recuerdos relacionados con la gastronomía vienen de los picnics y reuniones familiares en los alrededores de la ciudad de Toronto. Recuerda veranos limpiando judías y mazorcas de maíz antes de sentarse a las barbacoas familiares. Los viajes de...

+

 Nació en North York, Toronto, en 1976, donde vivió durante 10 años. Sus primeros recuerdos relacionados con la gastronomía vienen de los picnics y reuniones familiares en los alrededores de la ciudad de Toronto. Recuerda veranos limpiando judías y mazorcas de maíz antes de sentarse a las barbacoas familiares. Los viajes de la familia a la costa este y los marítimos despertaron el comienzo de su interés por nuestros océanos. En 1985 su familia se trasladó a la Columbia Británica, lo que explicó todavía más su interés por la inmensidad y la abundancia del océano. Las excursiones para pescar a Campbell River, lugar de residencia de su abuela, seguirían despertando su interés por el maravilloso mundo de nuestros océanos y sus distintos ecosistemas... y también le inculcó un gusto por el salmón, el halibut, las gambas, los mejillones. Las excursiones para encontrar almejas durante la marea baja siempre resultaban muy divertidas y llenas de sabrosos bocados.

 

A partir de ese momento, una oferta de trabajo para su padre hizo que la familia rehiciera su vida y se trasladase a Barbados, en las Indias Occidentales (Caribe), hecho que terminó por asentar los intereses de Michael por los océanos, además de despertar un enorme interés por los sabores del mundo con los alimentos. Barbados, al igual que muchas otras islas del Caribe, era un crisol de sabores y de culturas, y aquí fue donde Michael tuvo la oportunidad de experimentar de verdad algunas cocinas distintas a la típica "canadiense" de su crianza. Las culturas africana, china, india, amerindia, europea, todas tenían un enorme papel en el desarrollo de la cocina caribeña.

 

Algunos años después, estando Michael de regreso en Canadá para hacer sus estudios universitarios en Ottawa, y necesitando un empleo para mantenerse después de sus estudios secundarios, se encontró trabajando en una cocina como friegaplatos / pinche de cocina. Rápidamente resultó evidente que Michael empezaba a mostrar un enorme interés por la cocina, más concretamente por la preparación del marisco. Al poco tiempo la cocina empezó a absorber completamente todo el interés de Michael y tomó la decisión de entregarse a los dioses de la cocina, por así decirlo.

 

Después de ir escalando posiciones en distintos puestos en algunos de los restaurantes más solicitados de Ottawa y con algunos chefs modernos a lo largo de finales de los noventa y principios de los 2000, un buen amigo se acercó a él un día y le ofreció la posibilidad real de aprender el trabajo en cocinas. Michael entró a formar parte del equipo del Restaurante Eighteen a las órdenes del aclamado chef Matthew Carmichael. Esta sería la última cocina donde Michael tendría que ascender en la escala culinaria para llegar a la cima. Carmichael vio rápidamente las cualidades de Michael y cuando estuvo bien formado en todos los puestos de Carmichael, le pidió que se encargase de la cocina como Subjefe Ejecutivo. Bajo la tutela de Carmichael, Michael no tardó mucho en estar preparado para encargarse de una cocina propia. Y fue Matthew quien le dio el empujón al decirle: "Ya estás listo. Vete y haz que me sienta orgulloso".

 

Savana Café, un pequeño restaurante caribeño de tipo"fusión", allí llegó Michael y comenzó a expresarse con su cocina y estilo de gestión y allí fue muy aclamado por la crítica por su perfil aromático y su cocina desafiante. Aquí recibió muchas reseñas, su primera gran crítica como chef y fue invitado a The Gold Medal Plates, donde desafortunadamente no pudo competir por circunstancias que llevaron a Savana teniendo que cerrar sus puertas.

 

Con una puerta cerrada y unas otras pocas breves temporadas en algún tipo de consultoría, a Michael se le presentó una oportunidad como ninguna otra. Le pidieron que formara parte del equipo de la mejor marisquería de la ciudad: The Whalesbone Oyster House. Entró como Jefe de Cocina en la cocina de Bank street, mientras su chef se encargaba de abrir la segunda ubicación The Elmdale Oyster House and Tavern. Después de un año como Jefe de cocina, su jefe renunció, y a Michael le ofrecieron el puesto de Jefe de Cocina Ejecutivo, con 2 cocinas a su cargo, en este momento le han pedido que compita de nuevo en The Gold Medal Plates. En Julio de 2016, Michael y su equipo abrieron su tercer local y el más grande, The Whalesbone on Elgin, que fue designado como uno de los mejores nuevos restaurantes de 2016. Y así tenemos tres restaurantes y unos 300 comensales a su cargo como jefe de cocina ejecutivo.

-

 

Chefs Embajadores