Schnitzel de pollo con salsa romesco y mantequilla verde

By Kseniia Amber
1.5 h 4 raciones
Dificultad: 
Alta

Ingredientes

Schnitzel:
4 filetes de pollo (4 ½ pechugas de pollo sin hueso)
½ cucharadita de ajo seco
½ cucharadita de pimentón seco
½ cucharadita de sal
100 ml de aceite de girasol 
2 claras de huevo grandes
200 g de Panko
200 g de harina blanca de uso general 

Salsa romesco:
200 g de tomates
125 g de pimientos rojos asados (sin piel)
45 ml de aceite de oliva virgen extra
20 ml de vinagre de sidra
40 g de almendras
5 g de pimentón ahumado
6 g de sal
40 g de pan blanco fresco (sin corteza)
20 g de azúcar moreno

Mantequilla verde:
100 g de mantequilla
10 g de hojas de perejil
Ralladura de ½ limón
2 g de ajo seco
3 g de sal
2 g de pimentón ahumado

Prepare la salsa romesco:
Coloque todos los ingredientes en un procesador de alimentos, sazone con las especias y mezcle hasta que esté suave. 
Vierta la mezcla en una cacerola antiadherente y cueza a fuego lento hasta que esté caliente, de 5 a 7 minutos. Apartar y dejar que se enfríe.

Prepare la mantequilla verde:
Combine la mantequilla ablandada con todos los ingredientes en un procesador de alimentos y mezcle hasta que esté suave y cremosa. Deje que se enfríe y luego haga una quenelles con una cuchara caliente precalentada.

Hacer Schnitzels:
Primero - marinar los filetes de pollo. Combinar el ajo seco, el pimentón y la sal, frotar los filetes con las especias, engrasar con aceite de girasol y reservar durante al menos una hora.
Colocar los filetes de pollo sobre un film transparente y golpear suavemente hasta conseguir un grosor uniforme (pero no tanto como para que la carne se rompa). 
Mezclar los huevos en el bol.
Preparar 3 cuencos: el primero con harina, el segundo con huevos batidos y el tercero con Panko. Pasar los filetes, uno a uno, por la harina, luego por los huevos y, por último, por el Panko. Cubrir bien la carne.
Llenar el fondo de la sartén con el aceite y calentarlo. Freír los schnitzels (de uno en uno) durante 3-5 minutos a fuego medio, por cada lado, hasta que se doren. 
Servir los schnitzels con mantequilla verde y salsa Romesko.

Kseniia Amber

El credo de su filosofía en la cocina: Cocinar todo, no desperdiciar nada. En su trabajo, la chef se adhiere a una estrategia de autoformación continua y de motivación de un equipo de cocineros...

Conócelo